Sufrir para ganar

Aunque todo aficionado al fútbol espera que cuando su club gane lo haga por goleada y con el mínimo esfuerzo posible, también sabe valorar aquellas victorias tan sufridas. En realidad, el sufrimiento que se acumula durante un partido, aumenta proporcionalmente la alegría si al final se sale victorioso. Esta noche de miércoles Comunicaciones sufrió y mucho ante Marquense, pero logró una valiosa victoria, por la mínima, pero victoria de todos modos.

El único gol del encuentro llegó muy temprano. Apenas en el minuto 7, la defensa de Marquense concedió una falta en las cercanías del área. Aunque Aparicio se paró detrás del balón, al igual que lo hizo Márquez, todos sabían de antemano que sería Márquez quién haría el cobro. Apenas su pie izquierdo golpeó la pelota, a nadie le cupo duda que terminaría en gol, pues la misma se elevó en una parábola casi perfecta. Incluso el arquero Suárez supo que el balón se colaría en su arco, y fue esa intuición lo que le impidió reaccionar, por lo menos, a tiempo. Cuando se lanzó con los brazos extendidos, el balón ya había tocado la red.

Desde entonces Comunicaciones pensaría en replegarse y esperar por algún contraataque letal, por ello cedió el balón de buena gana. Marquense aceptó el reto; controló la mitad de la cancha y logró generar algunas oportunidades. Quizás la más clara la tendría Diego Ruíz, cuando quiso definir de frente a Irazún, pero el portero uruguayo demostró nuevamente que anda con los reflejos bien afinados y logró atajar el remate. Era el inicio de otra noche atareada para el arquero crema.

De hecho, al minuto 40 Luis Rodas estuvo a punto de empatar el partido, cuando le faltó muy poco para cerrar un centro que pasó peligrosamente frente al arco crema. Antes de finalizar el primer tiempo, Comunicaciones tendría un tiro libre en las afueras del área, casi idéntico al que había traído el gol de Márquez, pero esta vez la pelota terminó rebotando en la barrera.

En el segundo tiempo Comunicaciones salió con la intención de recuperar la pelota que había cedido por la propia inercia del gol a favor, pero Marquense, tan necesitado y urgido, simplemente se negó a devolverla. Cuando los ataques de los leones se hicieron más constantes, sobre todo por medio de centros socarrones, Ronald González se dio cuenta que Irazún necesitaba ayuda, pues el portero uruguayo atajaba todo lo que podía atajar y un poco más, pero el empate parecía cuestión de tiempo. Por eso el técnico costarricense metería defensa tras defensa hasta quedarse sin cambios. Aún así, Marquense continuó llevando el peligro al arco crema y tendría un par de buenas ocasiones para anotar. No obstante, el equipo albo aguantó el resultado hasta el final del encuentro.

Sin duda ha sido una valiosa victoria para Comunicaciones, y habrá sido muy gratificante y tranquilizante para su afición, aunque buena parte de la misma se queda otra vez con la duda de hasta cuándo Ronald González mantendrá en la banca al mexicano Cesar Morales, su fichaje más importante para esta campaña.

---------------
Crónica, por Eddy Rodríguez. 

© CAMERINOCREMA · Todos los Derechos Reservados | Website por LaraWebs.com