Un partido demasiado clásico

Este domingo Comunicaciones y Municipal empataron 1 a 1. Al principio el guion del partido fue el esperado, con un equipo escarlata teniendo más el balón y atacando constantemente. La primera oportunidad del partido la tuvo Gastón Puerari, al patear casi de frente a Irazún, pero el arquero uruguayo, acostumbrado a ponerle el pecho a las balas, la sacó con valentía.

Comunicaciones respondería unos quince minutos después, cuando Ceballos cabeceó dentro del área chica, pero Nicolás Hagen, otro portero que sabe esperar hasta el último momento para atajar, la sacó a una mano cuando el balón parecía que se colaba entre él y el poste. Tan solo un instante después, Márquez tendría una oportunidad mejor: el balón le quedó de frente al arco, tan accesible que parecía que solo era necesario rematar para que el balón encontrara por sí solo el camino a la red, pero el pie de Márquez se llenó de sobrada fuerza y el balón terminó saliendo por encima del larguero. Parecía que el partido se empezaba a emparejar, pero Municipal retomó el dominio del mismo, y tendría dos oportunidades más. La primera la tuvo nuevamente Puerari, que se encontró un balón escurridizo que la defensa crema no supo despejar: el delantero rojo la encontró, la acomodó y chutó a colocar, pero otra vez, el héroe crema en esos momentos, Irazún se lanzó y logró detener el rumbo de la pelota. Más tarde Blas Pérez se fabricaría una jugada él solo para sacar un zapatazo desde fuera del área, pero como hemos visto, entonces el arquero crema estaba intratable y capturó el balón en dos tiempos.

En la segunda mitad, los ánimos se empezaron a caldear un poco. En realidad, ya desde antes se venían caldeando por las riñas constantes entre Blas Pérez y el Abuelo Morales. Pero ambos se quedaron tranquilos hasta que el arbitró los amonestó. Entonces el partido se tornó trabado y las faltas fueron cada vez más constantes. Un equipo atacaba y el otro defendía, un equipo defendía y el otro atacaba. El empate parecía inevitable y hasta negociado. Pero llegó el minuto 58, y lo que nadie se esperaba sucedió: el despertar de Emiliano, que hasta ese momento estaba casi desaparecido, no solo en este partido, sino desde hacía varios encuentros atrás. Pero los matadores como él no se desesperan, saben esperar su momento y a su víctima, en este caso fue Kevin Ruíz, a quien el delantero crema le tiró todo el camión, tanto así que el defensa rojo terminaría tumbado contra el piso. Ya solo contra el arquero rojo, Emiliano se tomó su tiempo, se disfrutó la jugada que él mismo se generó y fusiló sin piedad. La afición roja lo insultó y Emiliano les mostró su camisola.

De allí en adelante, Municipal buscó como pudo el empate y Comunicaciones, creyéndose satisfecho, creyendo que la historia del partido ya estaba escrita, se dedicó a defender. Lo pagó muy caro, pues gracias a un tiro libre que Marco Pappa ejecutó con picardía, Municipal empató el partido. Corría entonces el último tercio y a partir de entonces el partido tendría algunos sobresaltos, como un disparo de Marvin Ceballos que Hagen terminó por echar a tiro de esquina, justo antes de que el jugador blanco fuera relevado. El partido continuaría con un Comunicaciones más insistente, pero sin gran éxito. En los minutos finales, el Abuelo Morales se hizo expulsar al cometer una brusca falta algo lejos del área, la cual anticipaba cierto peligro para el arco crema. Sin embargo el cobro de Kaminiani lo rechazó Irazún a tiro de esquina. Al final, el partido tendría un resultado tan clásico como el partido mismo, 1-1, además de unas patadas extra por allí.

---------------
Crónica, por Eddy Rodríguez. 

 

 

 

© CAMERINOCREMA · Todos los Derechos Reservados | Website por LaraWebs.com